Control de la pudrición de raíz en Aguacate

Aguacate en México

México es el principal productor y exportador de aguacate a nivel mundial. Aun con este liderato, la producción de este frutal enfrenta grandes problemas.

Uno de los más importantes es la pudrición de la raíz o marchitez del aguacate, misma que se asocia a distintos agentes patógenos, destacando a Phytophthora cinnamomi Rands como la causa primaria de esta enfermedad. También conocida como muerte ascendente por la sintomatología aérea que presenta el hospedero.

Ciclo biológico de P. cinnamomi

La pudrición de raíces por Phytophthora cinnamomi es una enfermedad altamente significativa en este cultivo, ya que sobrevive por varios años en raíces y suelo en forma de clamidiosporas. Al existir las condiciones idóneas las clamidosporas germinan, dando origen a hifas del hongo (que en conjunto se les denomina micelio), reiniciando el ciclo de infección. El micelio origina clamidosporas y otras estructuras especializadas (esporangios) que contienen zoosporas.

Condiciones favorables

La enfermedad se presenta en lugares asociados a terrenos planos, con deficiencias en los sistemas de drenaje, y en suelos pesados de sitios de alta precipitación. Factores determinantes en la incidencia y severidad del patógeno son el contenido de arcilla, la capacidad de retención de humedad y la conductividad hidráulica del suelo. Cabe destacar que el árbol de aguacate no tolera el exceso de humedad y el sistema radical del cultivo es altamente sensible a la falta de aireación, es por ello que no se recomienda establecerse en suelos arcillosos. 

Daños y sintomatología

El patógeno causa varios tipos de lesiones, primero invade los pelos absorbentes provocando pudrición de color marrón a negro, avanzando gradualmente a las raíces más desarrolladas, donde el primer síntoma es un marchitamiento de la planta por la pudrición de las raíces conocida como la tristeza del aguacatero. La pudrición se observa en las raíces pivotantes y en las laterales y el cuello, extendiéndose en el tronco hasta unos 50 cm aproximadamente,  desarrollando síntomas de cancro del tronco, que se caracteriza por presentar coloraciones de café claro a oscuras debajo de la corteza y exudaciones acuosas acompañadas en algunas ocasiones de gomosis y polvo blanco en la superficie del tronco.

El daño a la raíz disminuye la capacidad de absorción de agua y nutrimentos, lo que se manifiesta en una pérdida de turgencia y marchitez de hojas. Al disminuir la producción de citoquininas y giberelinas, junto con un incremento en el suministro de etileno hacia la parte superior de la planta, se aprecia un retraso en el crecimiento de brotes, clorosis de hojas, muerte de yemas apicales y laterales, floración excesiva y producción abundante de frutos de bajo calibre. Finalmente ocasiona marchitez generalizada y defoliación del árbol, causando la muerte de la planta en un periodo corto de tiempo. 

Control de la pudrición de la raíz

El control de esta enfermedad se basa generalmente en estudios epidemiológicos y manejo integrado del cultivo. Este último se logra combinando labores culturales, productos químicos, adición de materia orgánica al suelo, buen drenaje y mejoramiento genético (injertos).

Control biológico

Distintos tipos de hongos han sido asociados como antagonistas de P. cinnamomi en suelo, los más estudiados son las especies clasificadas en los géneros Penicillium, Trichoderma y Aspergillus. El uso de G. fasciculatum y la bacteria Pseudomona sp. fluorescente de forma individual o en combinación son ideales para la fase de germinación y establecimiento de plantas, como estrategia de manejo integrado han demostrado aumentar el área foliar, crecimiento radical y biomasa. 

El efecto de Pseudomona sp. fluorescente se debe a la producción de fitohormona AIA, la cual incrementa la proliferación de raíces viables. T. harzianum por su parte ha mostrado reducir la expresión de P. cinnamomi de forma excelente, debido a la competencia por espacio.

Patrones resistentes

La selección de porta-injertos tolerantes-resistentes a la pudrición de raíz por P. cinnamomi se ha hecho de manera parcial, donde diferentes estudios demuestran que existen patrones de aguacate de la raza Mexicana con tolerancia a P. cinnamomi. Algunos resultados prueban que las razas de aguacate Atlixco y Tepeyano pueden ser considerados porta-injertos promisorios resistentes al patógeno.

Manejo preventivo

Es recomendable realizar un análisis de las propiedades físicas, químicas y microbiológicas del suelo, previo al establecimiento del cultivo, que pueden ayudar a determinar la incidencia y severidad de los diferentes agentes causales. También el material utilizado como semilla no debe tocar el suelo y debe recibir tratamiento de desinfección con productos químicos o bien con vapor, y supervisar que el material para trasplante se encuentre libre del patógeno.

Fuente: https://www.intagri.com

Sky Vegas review bettingy.com/sky-vegas-casino read at bettingy.com

Nuestra Información Nuestra información

Inscripción a boletines Inscripción a boletines

Entérese de todos los eventos y noticias. 

  1. Correo(*)
    Campo requerido
  2. Teléfono
    Invalid Input

Nuestra Ubicación Nuestra ubicación